martes, 10 de abril de 2018

Lollipop

¡Hola!

Tenía muchas ganas de compartir por aquí mi último proyecto, Lollipop. Se trata de una revista online dirigida a un público adolescente que busca contenidos diferentes a los que se ofrecen en otras publicaciones para su edad. Está dirigida principalmente a chicas adolescentes, que son lectoras habituales de estos contenidos, pero los temas más íntimos se redactan en género neutro. Y desde luego, ¡escribo para quien quiera leerme!


Lollipop ofrece unos 6 artículos por semana en los que se pueden incluir quizzes y tests, artículos de moda y belleza, sobre animales, tecnología, literatura y música, entre otros. Pero siempre desde un punto de vista feminista y adaptado a un público de entre 12 y 16 años. 

Ver más de este artículo
Me gustaría que Lollipop fuera un lugar seguro, una revista en la que se puedan encontrar consejos, entretenimiento, comprensión, apoyo e ideas. Por eso también animo a quien quiera colaborar a hacerlo compartiendo sus propias experiencias, dudas y reflexiones.

Lee más
Lee más

jueves, 5 de abril de 2018

Cambio de look~

¡Buenos días!

Llevo casi un mes sin poder escribir por aquí, pero hoy aprovecho el ratito del desayuno para compartir con ustedes mi cambio de look más reciente:
 
¡Pues sí, me quité el pelo rosa! Fui dejando que el tinte, que era semipermanente, se fuera con los lavados, y una amiga me ayudó a teñirme con un tono más natural cuando el pelo se había quedado lo suficientemente decolorado.

El cambio fue un poco brusco, me costó cuatro o cinco días acostumbrarme y empezar a reconocerme como siempre, pero ahora estoy divirtiéndome viendo cómo cambia la ropa que me pongo respecto a cómo me quedaba cuando tenía el pelo rosa.

En otro orden de cosas, el otro día fue la primera vez en los siete años que llevo en el Lolita en que vestí con dos coords distintos en el mismo día. Fue porque mi plan por la mañana era en mi ciudad, pero por la tarde tenía que irme a trabajar, y mi trabajo está en una ciudad más fría que la mía. Así que cambié las medias finitas y la manga corta por manga larga y medias térmicas:




jueves, 8 de marzo de 2018

Se hace lo que se puede ~ 8M

Hoy es el 8 de marzo. Hoy se conmemora la lucha feminista y se recuerda todo lo que nos queda por hacer, todas las barreras que tenemos que romper y las desigualdades que no queremos que sufran nuestras hijas. Es un día de lucha, de huelga de consumo, de cuidados, estudiantil y laboral. Pero no todas podemos responder como queremos.

Puede que ya lo sepas: estoy pluriempleada. Trabajo a media jornada como redactora freelance para algunas empresas y proyectos (incluyendo el mío propio, Lollipop) y a media jornada como dependienta en una tienda. En los ratos que me deja una cosa u otra, me dedico a mi marca de bisutería El Taller de los Ciervos.  El único sueldo estable que recibo es el que me dan mis 14 horas a la semana como dependienta, los otros fluctúan según la época del año.  

Ilustración de Carola Marin

Yo no puedo permitirme hacer huelga hoy en mi trabajo de dependienta porque no puedo permitirme no cobrar un día de trabajo. Además, sé que me sustituirían (es una empresa pequeña que, igual que yo no me puedo permitir no cobrar, no puede permitirse cerrar) por lo que mi ausencia no tendría ninguna relevancia a la hora de demostrar mi valor. ¿Quién se iba a dar cuenta? 

Pero me duele no poder ir a la manifestación, no poder estar con mis compañeras exigiendo igualdad de derechos para todos. Se hace lo que se puede. ¿Y qué es lo que puedo hacer yo, si no puedo faltar a uno de mis empleos?


1. Visibilizar mi ausencia en los otros proyectos: Hoy no escribo como profesional, sólo como yo y en este blog o en Twitter. No trabajo en Lollipop, en El Taller de los Ciervos ni en los otros proyectos en los que redacto. 

2. Que mi tiempo en las redes sociales sea para visibilizar las actividades que se están realizando hoy por el Día de la Mujer y darle voz a las compañeras.

Ilustración de Erika Bonezzi

3. Huelga de cuidados y de consumo: No comprar nada, no consumir fuera de casa. No hacer nada en el hogar. Vivo con mi novio, hoy le toca todo a él. Y no hablo de hacer la comida o barrer el suelo, que son trabajos que nos repartimos bastante bien, sino también de la carga mental diaria que supone organizar esas tareas. 

4. Compartir, educar y aprender: Hablar sobre feminismo con mis amigas, compartir experiencias y reflexiones. En los días previos he aprovechado los espacios en los que puedo expresarme para educar al respecto. 


5. Ser el mejor ejemplo que puedo ser a pesar de tener que ir a trabajar. El año pasado estuve trabajando en la tienda con los brazos pintados: mi intención era que quien entrara a la tienda saliera reflexionando. Este año no sé si repetiré la misma idea o no, porque el invierno se está alargando y no creo que pueda trabajar en manga corta. Pero mi aspecto y mi imagen transmitirán un mensaje. 

¿Y para qué me cuentas todo esto? Para que veas que incluso quien no puede ir a la huelga puede aportar su granito de arena a la lucha. Porque a mí me ha costado más de dos semanas de frustración darme cuenta de que aunque no me quedara más remedio que acudir a uno de mis trabajos hoy, hay mucho que puedo hacer. Y el año que viene ya veremos. Ojalá me pille detrás de una pancarta.

lunes, 22 de enero de 2018

Mi colección: Asia

¡Hola!

Aunque siempre me han gustado las muñecas, empecé a considerarme coleccionista cuando me di cuenta de que estaba obsesionada con algunos fabricantes asiáticos, sobre todo japoneses. Por eso quiero empezar mi repaso a mi colección de muñecas modernas con las que vienen de marcas con sede en Corea o Japón.




¿Se nota que me gusta ponerles este conjunto?


Mi primera Pinky Street fue Hitomi, la que ves con un vestido blanco justo sobre estas líneas.  La conseguí por Ebay hace unos diez años (¡diez años ya!) y fue mi modelo habitual mientras aprendía nociones básicas de fotografía. Con el tiempo reuní diez Pinkys gracias a que una tienda friki que existía en Tenerife las puso a la venta. Actualmente no se fabrican, así que mi colección se quedó paralizada, por suerte, en las que quería tener sí o sí. 


 


En el año 2009 me enamoré de un muñeco vestido de arquero coreano que vi en una tienda friki en Madrid. Costaba unos 100 euros (una locura para mí, que estaba acostumbrada a pagar, como mucho, los 15€ que podía llegar a valer una Pinky) pero me obsesionó. Un mes después volví a la tienda y lo compré. Era un Taeyang Seiran al que llamé Takumi por su pelo largo (era la época de Nana, qué le vamos a hacer) y que hoy en día me sigue flipando como la primera vez que lo vi. Meses más tarde me compré una Pullip Chelsea a la que llamé Robin (ahora ya me había dado por Cómo conocí a vuestra madre) que era una colaboración con la marca de ropa Hell Cat Punks. 

Con el tiempo, se añadió a la colección una mini Pullip Cheshire Cat, que fue un regalo de unos amigos.



Sonny Angel llegaron a mi vida mucho más tarde, allá por el 2014. Son una versión de las famosas muñecas kewpie pero vestidos con gorritos de diferentes animales o frutas. O pasteles, porque uno de los que tengo en mi colección es una colaboración con Ladureé. Otro, que no aparece en las fotos (¡pero si en ésta!), es un león marino. Son pequeñitos e irresistibles y, aunque los tengo en el tocador, creo que merecen un rinconcito especial en la vitrina de las muñecas.

viernes, 19 de enero de 2018

Romanorum vita/Athanatos

¡Hola!

Esta semana pude ir a ver dos exposiciones muy interesantes que están ahora mismo en mi ciudad, Romanorum Vita y Athanatos. La primera está organizada por La Caixa y combina una visita guiada por una reconstrucción de una ciudad romana con proyecciones audiovisuales y la posibilidad de ver, tocar y oler los diferentes espacios. 


Estas dos fotos son de la web oficial de la exposición



Dejando de lado que la guía que nos acompañó era muy amable y resolvió todas las dudas del grupo, la exposición está tan bien hecha que te olvidas de que estás en una carpa en medio de una plaza, porque te traslada totalmente a la Roma antigua. ¡Creo que es una exposición itinerante, así que si llega a tu ciudad no te la pierdas!

Después fuimos a ver una exposición temporal que está en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Tenerife, dedicada a la muerte e inmortalidad en tiempos pasados. Nada más entrar uno se encuentra con paneles explicativos sobre los diferentes métodos (naturales y no naturales) de momificación y sobre las costumbres funerarias en diferentes regiones del mundo. Además, hay una carpa con proyecciones relacionadas con la muerte (desde escenas de películas hasta disecciones) acompañada con un sonido ambiental sobrecogedor, algo que para mí es casi una marca de la casa en otras áreas del museo.

Lo más interesante es la exhibición de momias que hay en el siguiente nivel de la exposición. ATENCIÓN, voy a subir algunas fotos, si eres muy sensible a esto es mejor que no sigas bajando por este post.


Una sala oscura llena de vitrinas iluminadas por la base donde se conservan todo tipo de momias, desde las momias guanche sque aquí estamos acostumbrados a ver hasta restos egipcios, andinos y cuerpos momificados de manera natural a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Entrar aquí y darte cuenta de que estás en un sótano oscuro lleno de cadáveres... pues impresiona. 

Mientras las observábamos y aprendíamos, intentando imaginar cómo fueron en vida y cómo era su cultura, aproveché y saqué algunas fotos, aunque confieso que al principio me daba mucho respeto hacerlo. ¿Quieres verlas?

Momia egipcia de un varón adulto al cual se le extrajeron las vísceras.

Mi hermana observando el cuerpo de un niño en el que se pueden ver los efectos de la cal viva.  El empleo de este material se generalizó a partir del siglo XIV con la peste negra. El tinte del tejido de color fucsia ayudó a datar el enterramiento.

Momia de un recién nacido, procedente del cementerio de San José en Granada. Es de principios del siglo XX y la momificación es natural.

Cabeza momificada artificialmente procedente de Egipto. El color tan oscuro se debe al tratamiento aplicado a base de gasas. Es una de las llamadas momias del periodo negro.

Detalle de una momia guanche


Momia de principios del siglo XX procedente del cementerio de San José de Granada. Corresponden a un niño de unos 2 años.

Si quieres saber un poco más visita las páginas web de estas exposiciones:

Romanorum Vita: https://www.romanorumvita.com/?lang=es
Athanatos: http://athanatos.museosdetenerife.org/expo/

domingo, 14 de enero de 2018

Dos outfits

¡Hola!

Llevo un mes y medio vistiendo con ropa práctica y abrigada porque hubo mucho trabajo durante la campaña de Navidad en la tienda, y por mucho que me guste mi ropa más funcional, tengo muchas ganas de lucir un conjunto un poco más elaborado. El día de Reyes, el de Navidad y en Año Nuevo me arreglé un poco más, pero el cansancio podía conmigo y fueron conjuntos sencillos que no requerían combinar demasiadas prendas.

Para matar el gusanillo hasta que pueda salir a dar un paseo (¡si todo sale bien, esta misma semana!) estuve pensando en cómo combinar mi nueva falda Lolita y mi nueva chaqueta de cuadros escoceses:





Blusa: Sfera
Falda: Handmade
Cuello: Offbrand
Bolso: Sfera
Medias: Calzedonia
Zapatos: Secret Shop




Blusa: Innocent World
Chaqueta: Banned Apparel
Pantalón: Bodyline
Calcetines: Baby the Stars Shine Bright
Botas: Doc Martens
Bolso: Offbrand

jueves, 11 de enero de 2018

Mi colección: Antiguas

¡Hola!

En los últimos dos años mi colección de muñecas ha aumentado considerablemente gracias a que tengo más espacio donde guardarlas y exponerlas y gracias a los regalos que me han ido haciendo muchos amigos. Hoy quiero enseñarte mi colección de muñecas"antiguas" que que es como me refiero a las anteriores a 1990. Posteriores a esa fecha tengo muchas más, así que ésas irán en varios post en el futuro.



 Mikelín, de Muñecas Farita, es un bebé de los años 70. Tiene los párpados atascados y no soy capaz de arreglárselos, así que por ahora tiene esa cara de estar recién despierto permanente. No es muy grande (unos 30 cm), y me encantan sus morritos.

 Esta niña tan bonita pero con un ojito atascado es más o menos del tamaño de Nancy y está sin marcar. Estoy segura de que es de los años 70 pero no sé de qué fabricante.

 Rapaciña, de Famosa, es una de mis favoritas de la colección. ¡Y eso que es una de las más sencillas! Es de finales de los años 60 o principios de los 70. Tiene sus zapatos originales y un bikini que creo que también es original, aunque en esta foto aparece con un vestido de Famosa del que desconozco a qué muñeca pertenecía.


Chabel, la estrella de Feber en los años 80, y su hermanito Zos. Esta Chabel es una de las que salieron a la venta basadas en Ágatha Ruiz de la Prada, y aunque no tengo la ropa propia de este modelo, le conseguí hace poco un conjunto veraniego y otro de invierno.



Esta preciosidad es mi pequeña Frankestein, la abuelita de la colección. Es una muñeca de los años 50 de celuloide, la cabeza estoy prácticamente segura de que pertenece a Industrias Durpe, pero no tengo la certeza de que el cuerpo sea el suyo y no sé a qué otra muñeca pertenece. Llegó a mis manos muy sucia y con su peluca original destrozada, así que mientras espero a conseguir una peluca bonita para su contorno de cabeza, se tiene que conformar con estos pelos de peluche punki que por lo menos hacen que parezca un poco más decente que sin ellos. Un dato curioso es que el fondo de la boca y los dientes están hechos de tela pegada por dentro de la cabeza:


Ahora el abuelito. Llegó a casa a la vez que Rapaciña y que la muñeca de Durpe. Es de celuloide muy finito, y por las pistas que me han dado algunas personas puede que se trate de um muñeco de tómbola. Es realmente pequeño (unos 20 centímetros) para ser un muñeco de bebé, pero eso le da un poco más de encanto. No tengo muy claro si lo dejaré así o si intentaré recuperar parte de su color, sobre todo el blanco de los ojos y el rubio dorado del pelo del que todavía le queda algo.



Mis Nancys, Lesly y Lucas de Famosa. Los he dejado para el final porque las Nancys son posteriores a 1990 pero son réplicas de las antiguas, igual que Lesly, que es mucho más moderna, fabricada en 2015 imitando a la muñeca clásica de Famosa. Lucas, sin embargo, sí es original de su época, a finales de los 70. La foto de cuerpo entero es de cuando lo rescaté en el rastro vestido con un traje regional hecho a mano, ahora estoy pendiente de conseguirle un look más actual.